Problema de ingenio – mes de marzo

Aquí tienes el último problemas de ingenio del concurso … para terminar un problema que consiste en adivinar cinco números… Dime cuáles son…

¡Ya te queda menos para ser el más ingenioso del IESO La Vera Alta!

Adivina de qué números se trata:

1) En un examen o tienes cero o tienes diez, eso dependerá de según como lo ves. ¿Qué número es?

2) Éste era un número impar, pero un día la vuelta se dio boca, boca abajo se numeros-jpgquedó y en un número par se convirtió. ¿Qué número es?

3) ¿Sabes si existe un número que al perder el cinturón también perdería su valor?

4) En una tienda de postres, se sabe que 2 personas pueden preparar un rico pastel en 3 días. ¿Cuánto tiempo tardarían seis personas?

5) Él siempre representa al par, tiene una bonita forma de cisne y si es que miras tus zapatos tal vez la respuesta puedas encontrar.

Anuncios

I CONCURSO DE RELATOS “LA VERA ALTA”

Esto era una mañana de un día cualquiera en el que los rayos de sol penetraban por las chivatas cristaleras de la biblioteca de nuestro centro. Una coordinadora de biblioteca pensaba, mientras divisaba el precioso paisaje otoñal verato, qué podía hacer para que los alumnos del instituto fueran capaces de exponer su potencial y mostrarnos ese trabajo oculto, muchas veces por vergüenza, en donde nos podrían demostrar lo grandes escritores que pueden llegar a ser.

De esta manera surgió la idea de organizar el Primer Concurso de Relatos “La Vera Alta”.

El resultado no pudo ser mejor y tras un aluvión de relatos (unos 100 de los 150 alumnos que tiene el centro), el jurado (compuesto por las profesoras de lengua y literatura, entre las que se halla la coordinadora de la biblioteca del centro) fallaron los ganadores de las dos categorías que se habían formalizado: una para los alumnos de 1º y 2º ESO; y otra, para los alumnos de 3º, 4º y FPB.

El día 2 de febrero se supo que Aytana Ybot Fernández, alumna de 2º ESO A había ganado con su relato titulado: “Juventud, divino tesoro”; y que Tomás García Montoro de 4ºESO A, había ganado con su relato titulado: “Don Diego de día”.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

img-20170215-wa0010

IMG-20170215-WA0007.jpg

A continuación os dejamos los dos relatos ganadores.

Esperamos y deseamos que este sea el primero de muchos; y que nuestros alumnos, ganadores todos, sigan expresando aquello que llevan dentro de sí tan bien como lo han hecho hasta ahora. Tenemos la suerte de tener muy grandes escritores entre nosotros.

_______________________________________________

Relato ganador en la Categoría I (1º y 2º ESO)
Autora: Aitana Ybot Fernández

Juventud, Divino Tesoro

Le di un beso en la mejilla. Lento, con tranquilidad y sigilo ya que no quería que fuera el último, quería repetir en bucle cada minuto con él, ya que había sido el único capaz de entenderme y conseguir protegerme cual codiciado tesoro.
El hombre que estuvo ahí cada minuto de mi infancia ahora se marchaba para no volver. No sabía cómo tomarme aquello ya que había sido la única persona que había estado ahí y ahora se encontraba en una fría camilla de hospital. Ahora de un color casi blanquecino,su alma parecía alejarse cada vez más de un cuerpo que yacía entre las sábanas.
Sus ojos, hoy cerrados, y los míos, aún húmedos, sabiendo que acababa de perder lo único que me quedaba, sabiendo que se iba la única persona capaz de callar mis llantos y encender mis sonrisas con cosquillas.

La puerta de la habitación 309 del hospital se abrió con suavidad. Tras ella, apareció una mujer, ya entrada en la vejez,de la que los años se habían estado apoderando, pero con una luz incandescente en los ojos. Sonrió tímidamente. Aún no sé percibir si aquello fue una sonrisa o una simple muestra de afecto.

Todo permanece en total silencio. La mujer se acerca relajadamente a mí, me mira y me envuelve en sus brazos. No entiendo muy bien la situación, pero su cara me suena de algo. Supuse que era alguna compañera de trabajo de mi padre.

Estuvimos compartiendo ideas y puntos de vista. Pude deducir que conocía bastante a mi padre. Intrigada por saber quién era se lo pregunté finalmente. Ella me contestó sin apenas dejar pasar tiempo entre pregunta y respuesta que era mi madre. Lo dijo atropelladamente, como si las palabras tuvieran prisa por salir de sus labios, de su alma.
No puedo describir la sensación que tuve en aquel momento, sólo sé que dentro de mí aquello sonó como si un tren a toda velocidad chocase y perdiese mi consciencia. Me mantuve callada durante un rato y luego la abracé. Sentí como si un vacío se estuviera llenando.

Después de unos meses hablando con ella ambas sabíamos que nos habíamos perdido medio camino de nuestra vida. En dos meses yo cumpliría treinta años, y que apareciera en mi vida después de tan largo tiempo y sin ninguna explicación al respecto,se había convertido en una herida abierta difícil de sanar.

Un día, yendo de camino a casa, se desplomó sobre el suelo. Asustada, corrí hacia la única cabina de teléfono que se encontraba en la calle y llamé a emergencias.
Y me volví a encontrar sentada en una butaca de la sala de espera de aquel hospital. Recordé los días pasados con mi padre. Todo seguía igual que el día en el que él falleció a causa del alzhéimer. No lo olvidaré jamás: 10 de febrero de 2014. Todos los días recuerdo cuando recitaba aquellos versos de Rubén Darío en sus escasos momentos de lucidez…
«Juventud divino tesoro
¡Ya te vas para no volver!
Cuando quiero llorar no lloro,
y a veces lloro sin querer»

Es un poema que me recuerda aquellos últimos días tan duros. Y de nuevo allí me encontraba otra vez perdiendo a una persona a la que tenía mucho que contar, mucho qué decir y de la que tenía mucho que escuchar y aprender.

________________________________________________

Relato ganador en la Categoría II (3º, 4º ESO y FPB)
Autor: Tomás Montoro García

Don Diego de día

Y de repente apareció. Resplandeciendo por el horizonte, destruyendo rayo a rayo mi magia, sofocándome. Yo lo veía, me enamoraba a cada instante. Era tan lúcido, tan bello.
Me preguntaba todas las mañanas de dónde sacaba fuerzas para alzarse; lucirse ante su amplio público, manchar pincelada a pincelada este enorme cuadro de colores. Él ascendía poco a poco asolando mi mundo y yo me escabullía lentamente hasta difuminarme en su lienzo. Me derrumbaba en la inmensidad pensado en nuestro amor no correspondido.
Él, altivo como olivo andaluz; sus rayos dorados y resplandecientes como la sangre que corre por esta tierra. Fuerte, capaz de dar vida a cualquier sombra fúnebre; alegre, esperado entre tantos. Destruía los fríos, coloreaba los campos, maduraba los frutos. Él, fiel vigilante de todas las mañanas, como buen pastor que recoge todas las tardes a sus ovejas.
Yo, silenciosa cual alguacil en la noche; pícara guardiana de los pecados nocturnos; blanca como reciente nieve y oscura como el carbón. Desplegaba el telón que ocultaba tan extensa obra y daba pie a una carrera hacia la luz. Tímida como muchacho entre adultos, solitaria como perro que al ganado guía, tenue observadora de un techo bañado por luciérnagas.
Mi amor, como un Don Diego que intenta mostrar su bella flor a plena luz del día; el suyo, inexistente como una noche a su lado.
Ella, incapaz de perseguir su luz, dio su alma a una planta que se escondía en la noche, por miedo. Por miedo a que los rayos colorearan su figura distinta a como la mostraba la oscuridad. Le prometió llevarla a lo más alto y allí, florecer ante él con tal belleza que consiguiera su atención y con ello su amor.
Ella transformada en planta consiguió alcanzar la luz, pero no era suficiente. Trepó por la fachada de una pequeña y acogedora casa de campo hasta llegar a su tejado. Allí lo logró; ver su rostro. El rostro de aquel que la difuminaba todas las mañanas. Sintió que era su momento, la pasión corría por sus hojas con más amor que los versos de Quevedo, y allí floreció, dejando manar bruscamente tal fina belleza. Con tanta dulzura que nada más divisarla desde su trono, al instante quedó prendada de tan singular criatura.

Tú, Don Diego equivocado
Que muestras tu lustre en mi día,
Sin saber que es cosa prohibida
Pues bajo el cielo estrellado
Encuentras tu sintonía
Y no en mi luz cruel villano.
Me agasajas con tal belleza,
Me enamoras con sutileza
¿quién refleja en ti tal realeza?

Yo, la guardiana de la noche, por no poder admirarle en el día, di mi alma a una bella planta para conquistar tus sentimientos.
Él, prendado de su hermosura juró que algún día se unirían en un único cuerpo brillante y a la vez oscuro, que algunos llamarían eclipse.
Así, ella esperó el ansiado momento, como Calisto esperó a Melibea, como Julieta esperó a Romeo.

Problema de ingenio – mes de febrero

¡Ya queda menos para que se acabe el concurso!

Ahí os va el quinto…

Cómo sigue la siguiente sucesión de números:

11

21

1211

111221

…”

¡Échale un rato y ya verás como adivinas los siguientes! Y a por el premio…

Éste es el penúltimo problema del concurso al más ingenioso del IESO La Vera Alta.

Recordad que las soluciones las debéis entregar a la profe de mates o enviarlas al email de la revista (revista.ecosdelagarganta@gmail.com)

Problema de ingenio – mes de enero

¡Éste es el cuarto problema del concurso de ingenio!

EL ACERTIJO DEL PRISIONERO

prisionero

Un prisionero está encerrado en una celda y tiene dos puertas: una conduce a la muerte y otra a la libertad. Cada puerta está custodiada por un vigilante.

El prisionero sabe que uno de ellos siempre dice la verdad, y el otro siempre miente. Para elegir la puerta por la que pasará sólo puede hacer una pregunta a uno solo de los vigilantes.

¿Qué planteamiento debe hacer para salvarse?

Si no me entregáis las soluciones en mano, enviármelas al correo electrónico revista.ecosdelagarganta@gmail.com

 

 

CONCURSO “PUERTAS DE HALLOWEEN”

El alumnado del IESO La Vera Alta ha participado en el concurso “Puertas de Halloween”, participando por clases y que ha consistido en decorar las puertas de su aula correspondiente con temas acordes con Halloween.

A continuación tenéis una muestra de las dos puertas ganadoras y las restantes que han participado en dicho concurso.

¡A la vista está el trabajo realizado por todo el alumnado!

 

Puerta de 2° B (Curso ganador de 1° y 2° ESO):

2b

Puerta de 4° A (Curso ganador de 3° ESO, 4° ESO y FPB):

4a

A continuación puedes ver el resto de la puertas que han participado en el concurso:

  • 1º A

1a

  • 1º B

1b

  • 3º A

3a

  • 3º B

3b

  • 4º B

4b

  • 4º PRAGE

4prage

  • 1º FPB

1fpb

  • 2º FPB

2fpb